En una estrategia de comunicación online el hecho de compartir resulta absolutamente básico. En tiempos de redes no tiene sentido lo contrario. Compartir es la base del “Sharismo”. Siguiendo el magnífico post de Dolors Reig voy a enumerar algunas de las cuestiones que me han parecido más interesantes de su post y completarlo en la medida que pueda , con mi visión.

La rede de redes es una evolución absolutamente natural de la comunicación entre las personas.

La teoría de Gaia, que dice que el planeta es un ser vivo en su conjunto, y que todos sus elementos son parte fractal del mismo y están intercomunicados (teoría que defiendo y que curiosamente pensé con 12 añitos, dándome cuenta con los años de que ya habñía sido ideada), defiende este modelo. Sólo pensando en el funcionamiento de nuestro cerebro ya nos hacemos una idea de lo natural que resulta la red de redes: es una réplica de su funcionamiento. Y dentro de esa red, nuestro cerebro, todo se comparte, todo está conectado. Por tanto compartir es natural.

Una alegría compartida vale el doble, una pena compartida se reduce a la mitad. El ser humano es gregario, y parece pues que de forma natural, tanto por su esencia como por su funcionamiento neuronal, compartir es una opción positiva. Lo bueno siempre acaba abriéndose camino en la evolución y por ello creo que el sharismo ha llegado para quedarse.

transcribo una frase de Dolors Reig que para mí no tiene desperdicio: Hay un hecho clave: los que comparten están acumulando capital social y una superabundancia de respeto por parte de la comunidad. El factor clave que motiva la nueva red, y el núcleo espiritual de la Web 2.0, reside en un cambio en la forma de pensar que llamamos sharismo.

A partir de aquí podríamos abrir un debate relacionado con la idea de compartir información privilegiada entre empresas, idea que choca directamente con el capitalismo, pero muy posiblemente estemos asistiendo al final de este sistema obsoleto , o bien quizás a un gran cambio de paradigma qu eacabe transformando tanto el sistema que se acabe acuñando con otro nombre. Pero esto sería tema para otro post, que no descarto desarrollar.

Como dice Dolors, la paradoja actual es esta: “Cuanto menos compartes , menos poder tienes”

Quiero acabar este post con uno de los mejores videos que he visto jamás, que me pone la piel de gallina. Y sólo ha sido posible compartiendo imágenes de diferentes rodajes sobre lo mismo. Creo que es una perfecta metáfora de la magia y de la tremenda fuerza que tiene el hecho de compartir. Además, ya está siendo compartido por 49 millones de usuarios, por algo será…

Write a comment